RedCLARA utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

Redes Nacionales de Investigación y Educación

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

(Columna de opinión: Luis Eliécer Cadenas Marín, Director Ejecutivo de RedCLARA) El término redes se usa hoy en día en muchos contextos, es la era de las redes, redes sociales, redes comunitarias, redes de colaboración, redes de educación y muchas otras. Hay que distinguir entre estos términos y sus significados y lo que significa el término red nacional de investigación y educación.

El término redes, en forma general, se usa actualmente para representar redes de colaboración. Estas redes de colaboración pueden o no estar apoyadas en el uso de la tecnología. Por otra parte, las Redes Nacionales de Investigación y Educación son organizaciones que coordinan a nivel nacional la infraestructura digital requerida para que universidades y centro de investigación puedan potenciar su actividad, promover sus resultados e integrarse eficientemente a nivel global con otras redes nacionales.

Las principales diferencias que quisiera resaltar pueden verse más fácilmente en la siguiente tabla:

Red Nacional de Investigación y Educación

Red colaborativa en términos generales

Es una organización con identidad jurídica y la misión de constituir y administrar la infraestructura digital requerida para la Educación y la ciencia.

Principalmente constituida por individuos con intereses comunes pero que pertenecen a diversas organizaciones.

Los encargados de cumplir la misión de la red son empleados que reciben un sueldo por sus labores

Los encargados de cumplir la misión de la red son voluntarios con interés en un tema común y, por lo general, no reciben pagos por la participación de la red.

Solo hay una en cada país.

Puede haber muchas, de distinto tipo, con diversos alcances geográficos. Es importante destacar que las redes de colaboración en ciencia y educación pertenecen a esta categoría.

No tiene fines de lucro.

Puede o no tener fines de lucro.

El acceso a la infraestructura desplegada por la red nacional es general en un modelo de membresía, en el cual los clientes son, a su vez, miembros y dueños de la organización.

No implica necesariamente la existencia de ninguna infraestructura.

Promueven y apoyan los medios para la creación de muchas redes de colaboración en ciencia y educación apoyadas sobre la infraestructura común.

Promueve la incorporación de nuevos miembros, pero no da soporte a múltiples redes.

 

Las Redes Nacionales de Investigación y Educación optimizan, en términos económicos, organizativos y sociales, la solución de un problema común a universidades y centros de investigación en un país. Si todos tienen la necesidad común de contar con conectividad, centros de datos, capacidades de cómputo, gestión de seguridad informática, gestión de datos y otros, dejar que cada universidad resuelva sus requerimientos es una solución subóptima desde todo punto de vista y, sobre todo, desde el punto de vista económico.

Adicionalmente, las enormes capacidades de cómputo y conectividad requeridas para la ciencia y la educación precisan de infraestructuras dedicadas con estándares de funcionamiento que no son provistos a un costo eficiente por el mercado.

Las Redes Nacionales de Investigación y Educación generalmente son organizaciones (gubernamentales o no) con mecanismos de gobernanza bien establecidos, que se encuentran en manos de las universidades y centros de investigación que las constituyen y que a su vez están representados en una asamblea que delega la ejecución de los proyectos prioritarios al personal contratado para tal fin en la organización.

Más de 140 redes nacionales, presentes en más de 140 países a nivel mundial, son un indicador de su eficacia y rol. Casi todos los países que tienen altos niveles de productividad científica y una educación superior fuerte y de calidad, cuentan con una Red Nacional de Investigación y Educación.

Estas organizaciones impactan positivamente la ciencia, la educación y la innovación, proveyendo una infraestructura común requerida para que estas actividades se potencien e integren con otros actores a nivel mundial. Al impulsar la ciencia, la educación y el desarrollo tecnológico impactan el crecimiento económico y social en forma indirecta, pero de manera muy importante.

Es sorprendente, al menos para mí, que, en el medio de una pandemia, en la que se ha puesto en evidencia del trabajo hecho por los científicos a nivel global para conseguir una vacuna, a una velocidad nunca antes vista, aun tengamos gobiernos en Latinoamérica que no comprendan la relevancia de estas inversiones. O no entiendan, o no quieran entender. Yo me decanto por la segunda opción.