RedCLARA utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

Copernicus: tecnología aliada a la Observación de la Tierra

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Disminución de la contaminación del aire durante la pandemia de coronavirus, monitoreo de los cambios climáticos y alertas de incendios forestales. Estas son algunas de las actividades e investigaciones de interés para Brasil y el mundo, que hacen uso de los datos generados por el proyecto Copernicus. El programa de la Comisión Europea cuenta con la cooperación internacional de varios países, incluidos Brasil, Colombia y Chile, en América Latina.

(Autora: Fabiola Bezerra, RNP, Brasil) Copernicus fue creado con el objetivo de ofrecer servicios basados en datos satelitales e in-situ (es decir, recolectado en campo), que permiten observar el estado de nuestro planeta. Para ello, el programa planificó un conjunto de misiones satelitales , llamadas Sentinel (Centinela, en español), coordinadas por la Agencia Espacial Europea (ESA, sigla en inglés). Cada misión Sentinel se centra en un aspecto de la observación de la Terra, la atmosfera, los océanos, y la corteza terrestre. Sus imágenes generan datos para pronósticos meteorológicos, observación del uso y de la corteza de la tierra, de las áreas costeras y de los océanos, y monitoreo de la atmósfera. Como ejemplo, algunos datos están relacionados con la calidad del aire, las emisiones de carbono y el estado de la capa de ozono

Acuerdo con Brasil

El Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC) y la Comisión Europea firmaron, en 2018, un Acuerdo de Cooperación en el contexto del Programa Copernicus. Dentro de este acuerdo, la Agencia Espacial Brasileña (AEB), el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Inpe) y ESA firmaron un Acuerdo de Cooperación Técnica para abordar el acceso a los datos de Sentinel, las actividades de ajuste de datos y el desarrollo de aplicaciones.

Según Lubia Vinhas, coordinadora de Observación de la Tierra del Inpe, la innovación aportada por las misiones Sentinel, en su conjunto, está en los términos de uso, con una política que permite el acceso a los datos para la colaboración científica.

“La innovación es la complementariedad de las misiones de cada uno de los Sentinels y la expectativa de continuar con estas misiones. La política de acceso libre a los datos de Sentinel contribuye para que nuevas aplicaciones sean desarrolladas y otras mejoras, afirmó Lubia.

El Acuerdo de Cooperación Técnica con ESA, vigente hasta 2024, prevé que, en Brasil, Inpe se convertirá en el hub regional de América Latina para los datos de Copernicus, con derecho de acceder a datos del conjunto de satélites e instrumentos no espaciales que forma parte del Programa, así como la cooperación en el procesamiento de datos y el desarrollo de aplicaciones para los servicios de Copernicus.

Un ejemplo de la importancia de Copernicus en todo el mundo fue el lanzamiento de un sistema internacional para monitorear el carbono y los gases que causan el efecto invernadero. Los datos respaldaran la implementación del Acuerdo de Paris, que establece medidas para la reducción de la emisión de gases con efecto invernadero a partir de 2020.

Brumadinho y deforestación en la Amazonía

La asociación con nuestro país permitió el uso de imágenes satelitales para ayudar a los investigadores a revelar casos recientes de desastres naturales, como la ruptura de la presa en enero de 2019 en Brumadinho (MG), mantenida por la empresa Vale S / A, y el avance deforestación en la Amazonía.

Para ofrecer soporte a la fiscalización de la deforestación y la degradación forestal, Inpe ha desarrollado un sistema de alerta en caso de modificación en la cubierta forestal en la región. Los datos contribuyen para la alimentación del TerraBrasilis , plataforma del Inpe para organización, acceso y uso de datos geográficos de monitoreo ambiental.

Otro caso en el que Sentinel 1, el primer satélite de la serie podrá ayudar a monitorear los derrames de petróleo en la costa brasileña, en asociación con la Fuerza Naval e Ibama. Según Inpe, una aplicación en crecimiento en Brasil es el uso de la técnica de interferometría diferencial para detectar la deformación del suelo.

Los datos de Sentinel 2 son útiles para monitorear la deforestación en los biomas brasileños y del Sentinel 3 para monitorear sistemas acuáticos, entre otras aplicaciones oceanográficas y atmosféricas.

Según los investigadores del INPE, los datos producidos por el programa Copernicus son muy grandes. La cobertura de las imágenes Sentinel 1, 2 y 3 para todo Brasil, genera más de 170 Petabytes por año. "Por esta razón, un hub nacional requiere una infraestructura sólida de red y almacenamiento, interfaces de acceso eficientes para atender a la comunidad de usuarios, además de considerar su sostenibilidad teniendo en cuenta los costos involucrados", dijo Lubia. 

Con sede en São José dos Campos (SP), Inpe es una unidad de investigación atendida por RNP y está conectada a la red académica nacional a 10 Gb / s. Esta capacidad podría aumentar hasta diez veces en los próximos dos años. 

El lanzamiento del proyecto Bella , que construirá la primera conexión directa entre Europa y América del Sur, también beneficiará la transferencia de datos y puede intensificar la colaboración científica entre estas regiones.

Fotografía: ejemplos de resoluciones espaciales en imágenes ópticas del satélite Sentinel 3, del proyecto Copernicus, para monitorear un área de deforestación.