RedCLARA utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

Memoria Institucional RedCLARA 2020

RedCLARA: La red de redes académicas latinoamericanas.

Carta del Presidente del Directorio, Eduardo Grizendi (RNP, Brasil)


Apenas empezamos el año 2020 y se inició la pandemia del Covid-19, que nos afectó a todos sin excepción.

Y el año continuó con la pandemia cambiando nuestras vidas, nuestras familias, nuestras ciudades y nuestros países. Y, por supuesto, afectando a nuestras instituciones usuarias y redes académicas.

El teletrabajo, que hasta entonces era una excepción entre nosotros, se convirtió de un segundo a otro en la única forma de desarrollar nuestras actividades, envueltos en secuencias interminables de encuentros virtuales, sin opción.

Así, inicialmente con la expectativa de volver a la normalidad en unos pocos meses, pasaron muchos y acabó, también, pasando el año. Con el tiempo, nos vimos obligados a mejorar nuestros espacios de trabajo, esta vez fuera de nuestras oficinas y, al mismo tiempo,  conviviendo con nuestras familias y nuestras mascotas. Era imperativo continuar con nuestras acciones y proyectos, y cumplir con nuestra misión de brindar los mejores servicios de red académica para nuestras instituciones usuarias.

En relación con la infraestructura de RedCLARA, en 2020 logramos reducir aún más los costos de telecomunicaciones, renegociando con proveedores, eliminando infraestructura innecesaria, cambiando el punto de interconexión, optimizando el uso de los anchos de banda y, en particular, en Centroamérica, logramos renegociar con nuestro proveedor, que aumentó las capacidades de 2.5 Gbps a 20 Gbps con protección, reduciendo simultáneamente el costo anual en alrededor de un 25%. Además, y como una gran noticia, establecimos una conexión de 100G con Sudáfrica, vía Angola, utilizando los cables submarinos SACS (Brasil - Angola) y WACS (a lo largo de la costa atlántica africana). También avanzamos decididamente con los Proyectos BELLA-S y BELLA-T, con el fin -esperamos- de alcanzar la activación de estas infraestructuras, terrestres y submarinas, en 2021, en beneficio de nuestra comunidad académica.

En cuanto a la oferta de servicios, el año 2020 fue intenso. Inicialmente, tuvimos el reto de apoyar la intensa virtualización de actividades académicas, debido a la pandemia, y esto provocó un crecimiento abrupto en el número de reuniones virtuales, principalmente por la difusión del teletrabajo y la enseñanza a distancia. Al mismo tiempo, iniciamos un programa de presentaciones virtuales de los servicios de RedCLARA y de nuestras redes miembros. Hemos avanzado con la Federación de Identidad en Red CONARE, la red académica de Costa Rica. RedCLARA presentó también un nuevo servicio LMS RedCLARA en alianza con CEDIA, la red académica ecuatoriana, que desarrolló un Sistema de Gestión de Aprendizaje (LMS - Learning Management System), en la nube (SaaS), basado en Moodle. Juntos, RedCLARA y CEDIA, trabajaron en la implementación de un piloto con CUDI, la red académica mexicana, en la búsqueda de explorar el potencial del servicio y su uso en modo SaaS.

En relación con la cooperación, promovimos acciones de apoyo a comunidades, como Supercomputación, Cambio Climático y Datos Abiertos, y participamos en iniciativas disruptivas, por ejemplo, en LACChain, en el desarrollo del ecosistema blockchain en América Latina y el Caribe.

Creamos oficialmente la Red Latinoamericana de Telemedicina de América Latina (RUTE-AL), con el objetivo de expandir y fortalecer la cooperación científica y educativa en la región a través de la implementación de actividades colaborativas que apoyen el desarrollo de una red de telemedicina, basada en la experiencia de la Red Universitaria de Telemedicina (RUTE) en Brasil.

Finalmente, llevamos a cabo el TICAL2020 y el 4º Encuentro Latinoamericano de e-Ciencia en línea. TICAL se realizó, por primera vez, en modo virtual, y el resultado obtenido fue exitoso. Obtuvimos alrededor de 2.000 inscripciones de 42 países, casi 100 panelistas, en 4 sesiones plenarias, 7 sesiones paralelas y 14 sesiones de talleres.

¿Qué esperar a partir de 2021? Desafortunadamente, parece que todavía tendremos que vivir con la pandemia. Pero al menos ya no nos sorprenderá (¡esperamos!). Y continuaremos trabajando duro para brindar los mejores servicios a nuestra comunidad académica. Durante ese año activaremos los primeros canales ópticos de 100G del Proyecto BELLA abriendo un enorme potencial de cooperación en ciencia, educación e innovación con Europa. Pero esto es solo un adelanto de todo lo que esperamos lograr. El año que viene, sin duda se consolidarán muchos de los esfuerzos en los que hemos venido trabajando para beneficio de toda la región.

Abrazo a todos.