RedCLARA utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

Investigadores de universidades chilenas desarrollan método para predicción de terremotos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo, y sus científicos e investigadores trabajan intensamente para comprender y lidiar con estos fenómenos naturales que tanto daño ha causado al país a lo largo de su historia y, más profundamente, en la última década. En 2018, luego de tres años de recolección y análisis de datos, un equipo de investigadores de la Universidad de Chile (conectada a la red avanzada chilena, REUNA) y la de Tarapacá, logró descubrimientos que pueden resultar en un importante avance en esta área: un mecanismo de predicción de terremotos.

Al analizar el comportamiento del campo magnético en el hemisferio sur de la Tierra, el equipo liderado por Enrique Cordaro, Investigador de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Chile, encontró una anomalía que, después de aproximadamente 30 días desde su ocurrencia, es sucedida por un gran terremoto en algún sector del planeta.

“Desde nuestros tres observatorios de radiación cósmica y geomagnetismo, en Putre, Santiago y Antártica, hemos medido las partículas de radiación que entran y el campo magnético, con magnetómetros instalados en el suelo. Observamos cambios bruscos en el campo magnético cercano, antes de los movimientos sísmicos, generando oscilaciones que finalizaban justo entre 2 a 6 horas antes de la ocurrencia del evento [terremoto]”, explica Cordaro.

Comportamiento similar se comprobó en los movimientos sísmicos de Maule (Chile) en 2010, Sumatra (Indonesia) en 2004 y Tohoku (Japón) en 2011. En los tres casos, cada vez que iba a producirse un terremoto, se caía el campo magnético. Luego de un tiempo, efectivamente se producía el terremoto.

De acuerdo a las evidencias, esto implica que el magnetismo terrestre y los terremotos estarían fuertemente vinculados, lo que, según el investigador, es un primer paso que abre la posibilidad de predecir movimientos sísmicos. “Ahora, junto con nuestros coinvestigadores, el Dr. David Laroze, y nuestro tesista, Patricio Venega, del departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, queremos profundizar esta relación entre geomagnetismo y movimientos sísmicos, y para ello nos encontramos analizando los últimos tres grandes terremotos ocurridos en Chile, es decir, Maule en 2010 (8,8 en la escala de Richter), Iquique 2014 (8,2) e Illapel el 2015 (8,3)”, para ello buscarán la financiación necesaria para mantener el funcionamiento de los observatorios operando en forma continua, explica el investigador.

El estudio completo, que despertó la atención de los medios de prensa chilenos y extranjeros, por la evidente importancia del tema y la contínua búsqueda por anticiparse a la ocurrencia del fenómeno para así proteger a las personas, se titula “Tasa de variación latitudinal de la rigidez del corte geomagnético en el margen convergente activo de Chile” y está publicado en la prestigiosa revista alemana de geofísica Annales Geophysicae y está disponible para consulta en https://www.ann-geophys.net/36/275/2018/